En 1999, en Nueva Delhi, India, se reunieron alrededor de 400 activistas en derechos humanos, profesionales y pensadores de más de 80 países. Su objetivo era explorar posibilidades de colaboración y trabajo en red para promover los valores y principios democráticos, así como fortalecer la gobernabilidad democrática en el mundo. De dicho encuentro surgió el Movimiento Mundial por la Democracia (WMD, por sus siglas en inglés), el cual desde entonces ha tenido una amplia acogida por parte de la sociedad civil de todos los países y ha estimulado el crecimiento de redes regionales.

En 2006, en Turquía, en el marco de la IV Asamblea del Movimiento Mundial, un grupo de asistentes de América Latina tuvo la iniciativa de impulsar la creación de una red regional. En dicho momento, la región enfrentaba problemas sociales, políticos y económicos que son profundos, que aún hoy persisten e incluso se han complejizado, y que requieren de la coordinación y cooperación de las organizaciones de sociedad civil e instituciones de América Latina y el Caribe.

En enero de 2007, en Caracas, Venezuela, 20 líderes de la sociedad civil del hemisferio se reunieron para sostener conversaciones preliminares y de planificación estratégica sobre la creación de la mencionada red regional, en respuesta a la creciente preocupación por cuestiones como pobreza, desigualdad, seguridad, transparencia, Estado de Derecho, autoritarismo y derechos humanos.

Al año siguiente, en Ciudad de Panamá, Panamá, alrededor de 150 participantes, en representación de más de 86 organizaciones de toda la región, se reunieron y votaron por unanimidad la creación de la Red Latinoamericana y del Caribe para la Democracia (REDLAD). En esta reunión inaugural, el 27 de febrero de 2008, la Asamblea eligió el Comité Directivo llamado, en ese momento, Junta de Coordinadores/as, que estuvo conformada por distinguidos líderes sociales de los países de la región. Ese mismo año, la Red establece su personería jurídica en los Estados Unidos como una organización sin fines de lucro y hace parte del registro de sociedad civil de la OEA.

Desde entonces, REDLAD ha promovido un Sistema de Alertas sobre riesgos para la democracia en los diversos países de la región. De igual forma, ha trabajado en formación de liderazgos, en la defensa e inclusión de poblaciones en condición de vulnerabilidad, invisibilidad y desposesión. Así mismo, ha avanzado en procesos de observación electoral, apertura de diálogos democráticos, apoyo y defensa de la sociedad civil, entre otros. Esto ha permitido el acercamiento a instituciones regionales e internacionales para ayudar a crear conciencia sobre los desafíos que tienen la democracia y los activistas del hemisferio.

En abril de 2011, en la ciudad argentina de Rosario, se realizó la II Asamblea General de la Red. Más de 250 organizaciones de la región se reunieron en torno al tema de cohesión social y democracia plena, para compartir conocimientos, intercambiar las mejores prácticas y desarrollar estrategias para la defensa de la sociedad civil y la democracia.

Allí se produjo la Declaración Ciudadana de Rosario sobre la Democracia Plena y la Cohesión Social, la cual plasma una colección de valores y principios que guían a los miembros de la Red.

En 2013, en Tegucigalpa, Honduras, se realizó la III Asamblea de la Red, que contó con la participación de 430 personas que mediante diversos escenarios de diálogo pudieron intercambiar experiencias y construir análisis colectivos sobre el tema de democracia inclusiva.

En 2015, la Red formalizó la creación de una filial en Colombia, en aras de facilitar la gestión de la Dirección Ejecutiva que desde el 2014 desarrollaba sus funciones desde Bogotá, en compañía de un equipo técnico de profesionales y en consonancia con las directrices del Consejo Coordinador de la Red.

En 2017, en Cancún, México, se realiza la IV Asamblea de la Red, cuyo eje central fueron las discusiones sobre ambiente habilitante para la acción de la sociedad civil (espacio cívico) y nuevos retos de la democracia. Se aprobó una reforma a su estatuto y se eligieron los miembros del Consejo Coordinador actuales.

Hoy la Red tiene la misión de promover el ejercicio pleno de la democracia como una forma de vida en pos del bien común y el estado de bienestar en las Américas, fundamentada en los valores de:

  • Liderazgo: visión con compromiso, empoderamiento institucionalizado. dirección con respeto.
  • Trabajo en equipo: capacidad de coordinación, integración de las competencias, interdependencia en consenso. Cumplimos y superamos. Nos respaldamos.
  • Ética: nos respaldamos desde la empatía, aplicamos el respeto y la inclusión, reconocemos a los demás.

Actualmente, la Red trabaja en estos objetivos estratégicos:

  1. Fortalecer capacidades de acción colectiva, movilización y auditoría social de individuos, organizaciones de la sociedad civil (OSC) y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Agenda 2030.
  2. Implementación de la formación de nuevos liderazgos sociales y políticos con énfasis en los jóvenes.
  3. Garantizar la viabilidad económica y sustentabilidad operativa de la Red.
  4. Cohesión y ampliación de membresía, plataforma de OSC y alianzas con otros actores a través del diálogo y la concertación.